Mis películas de submarinos

1. Intro
2. Relación de títulos
3. Análisis

1. Intro

Dentro del cine bélico, todo un género muy consolidado desde hace bastante tiempo, el gran número de películas en las que los submarinos juegan un papel fundamental nos permite pensar en la existencia de un subgénero propio. Algunas de las que comentaremos se desarrollan casi íntegramente en el interior de estas máquinas especialmente claustrofóbicas y angustiosas, mientras que en otras es un escenario más. Y ya no se trata de que un sumergible juegue un papel destacado o importante en la trama, sino que en alguno de los títulos a continuación mostrados, llega a ser la esencia misma de la historia.

Intentaremos hacer un pequeño análisis en cada película para poner algo de contexto en lo referente al tema de los submarinos en el cine sin pretender realizar una crítica al uso de cada título; se trata de buscar qué es lo que aporta esta maquina bélica en cada historia, así como las diferencias y similitudes entre ellas. Como indico en el título, se trata de mi lista de películas; no pretenden ser ni las mejores, ni las más relevantes, algunas ni siquiera son buenas películas. Un día cualquiera me dí cuenta de que tenía en mi colección unas cuantas del mismo tema, se me ocurrió contarlas, y he ido completando todo esto hasta ahora. Es una lista parcial, incompleta y totalmente subjetiva. Se trata de compartir mi pasión por estas máquinas, de sumergirme en la atroz sensación que debe causar vivir en una de ellas, y disfrutar con las tramas bélicas que dotan de sentido su uso. Aunque no todas son bélicas...

Subir

2. Relación de títulos

Se muestran los 30 títulos recopilados, ordenados cronológicamente, teniendo un enlace a la ficha (de esta web) con todos los datos en la imagen del póster de cada película, y un enlace al análisis en el literal del título que está encima.

Men Without Women - Tragedia submarina
(John Ford - 1930)
Seas Beneath - Mar de fondo
(John Ford - 1931)
Submarine Patrol
(John Ford - 1938)
El espía negro - The Spy in Black
(Michael Powell - 1939)
Acción en el atlántico norte
(Lloyd Bacon - 1943)
Destino Tokio
(Delmer Daves - 1943)
Comando submarino - Submarine Command
(John Farrow - 1951)
20.000 leguas de viaje submarino
(Richard Fleischer - 1954)
Duelo en el Atlántico - The Enemy Below
(Dick Powell - 1957)
El último torpedo - Torpedo Run
(Joseph Pevney - 1958)
Torpedo
(Robert Wise - 1958)
La hora final - On the Beach
(Stanley Kramer - 1959)
Operación Pacífico - Operation Petticoat
(Blake Edwards - 1959)
Viaje al fondo del mar
(Irwin Allen - 1961)
Estado de alarma
(James B. Harris - 1965)
Estación polar Cebra - Ice Station Zebra
(John Sturges - 1968)
Submarino X-1
(William A. Graham - 1968)
Murphy's War
(Peter Yates - 1971)
Alerta roja: Neptuno hundido - Gray Lady Down
(David Greene - 1978)
Das Boot
(Wolfgang Petersen - 1981)
La caza del Octubre Rojo
(John McTiernan - 1990)
Marea roja
(Tony Scott - 1995)
The Hunley - La leyenda del Hunley
(John Gray - 1999)
U-571
(Jonathan Mostow - 2000)
K19-The Widowmaker
(Kathryn Bigelow - 2002)
U-Boat - In Enemy Hands
(Tony Giglio - 2004)
Hunter Killer
(Donovan Marsh - 2018)
Kursk
(Thomas Vinterberg - 2018)
El canto del lobo
(Antonin Baudry - 2019)
Greyhound
(Aaron Schneider - 2020)
Subir

3. Valoración

Men Without Women - Tragedia submarina
John Ford - 1930
Película prácticamente muda de 1930, dirigida por John Ford, en lo que podríamos considerar los albores tanto del cine como del subgénero que nos ocupa.
Muchos planos del interior de lo que podemos suponer, estaban siendo los primeros modelos de este tipo de máquinas.
De hecho es la primera vez que se empleaba un submarino real para el rodaje, y por eso encabeza la lista con todos los honores.
Eso sí, muy tiernos los efectos especiales; burbujeaban CO2 a través del agua para simular las fugas de cloro en los momentos más dramáticos de la trama.
El submarino protagonista choca contra un carguero y se hunde en los mares de China con toda la tripulación atrapada en su interior.
Logran establecer contacto con el exterior, y a través de las salidas de los torpedos, se ponen a salvo.
Como muestra de lo artesano de esta tecnología, mientras están hundidos, deben racionar el oxígeno disponible abriendo el manómetro de una bala de las de hinchar globos y contando los segundos con las manecillas de un reloj.
Incluso aparece nuestro querido John Wayne haciendo un breve papel de técnico de radio en uno de los barcos de rescate.
Una buena historia, y muy bien contada por cierto, en esta película a caballo entre el cine mudo y el sonoro.

Kenneth MacKenna

Frank Albertson

Administrando el vital oxígeno

Subir

Seas Beneath - Mar de fondo
John Ford - 1931
Aunque es muy justita para estar en este listado, esta joya de John Ford de 1931 cubre un propósito: mostrar la génesis de este subgénero.
Aparecen pocas imágenes de submarinos, sí, pero como otras que más adelante detallaremos, el submarino es el centro de la trama, y hasta podemos disfrutar de una batalla final.
Y es una batalla al estilo Ford, que ya comenzaba a mostrar sus dotes dirigiendo películas.
Nos situamos entonces en las postrimerías de la I Guerra Mundial, donde un comando militar se esonde a bordo de una goleta para dar caza a un temible submarino alemán que está haciendo estragos entre los aliados.
Este mystery ship lleva un formidable cañón a tal efecto, convenientemente camuflado, y una tropa eficazmente entrenada para hacerse pasar por turistas asustadizos.
La misión es engañar a los alemanes para que se acerquen lo suficiente para estar a tiro del gran calibre de su cañón.
Hay una historia de amor un poco "ñoña", creo que debido a las presiones de la productora para con la actriz implicada en el affaire.
Recomendada solo a amantes de estas cosas.
Parte de la trama se desarrolla en nuestras Islas Canarias, curiosamente plagadas de andaluces vestidos de flamencos. Todos conocemos el peso de los estereotipos.

George O'Brien

Marion Lessing

Las alegres gentes de Canarias

Subir

Submarine Patrol

John Ford - 1938
En clave más familiar y menos bélica, este tercer título del maestro John Ford tampoco se excede con planos del interior del submarino, aunque todo gira en torno a la caza de una de esta máquinas.
La historia se centra en un grupo de chapuzas que tripulan un buque caza-submarinos bastante destartalado que acompaña a los convoyes aliados que cruzaban el Atlántico en la I Guerra. El capitán viene de rebote por algún tipo de mala acción anterior, y en su ánimo por resarcirse, pone a andar a esta tropa de marineros inútiles, a la que se suma un rico heredero como ingeniero de a bordo.
Como no podía ser de otra forma, el grupo se echa a la mar y acaban convertidos en un efectivo comando. Camaradería, superación, esfuerzo y amor a la bandera conforman la base de la trama, sin olvidarnos de la parte romántica entre el millonario y la humilde hija del capitán de un carguero.
Y no es hasta los minutos finales en los que asistimos a la gran batalla en la que dan buena cuenta de un submarino especialmente temible, el "old 26" que había hundido 31 buques. Cuando lo localizan en el Adriático, voluntariamente se lanzan resueltos a darle caza.
Y lo consiguen, claro, y la chica se casa con el rico heredero. Lo tenían un poco complicado tras los puñetazos entre el rico prometido y su futuro suegro. Pero involuntariamente se cuela en el caza-submarinos y acaba trabajando codo con codo con el que será marido de su hija. Un final redondo.
Acto seguido, John Ford nos regaló "La diligencia".

Richard Greene

Preston Foster

Nancy Kelly

El formidable buque caza-submarinos

Subir

El espía negro - The Spy in Black

Michael Powell - 1939
En el tiempo entre guerras se desarrolla esta película de Michael Powell, iniciándose aquí una larga y exitosa colaboración con el guionista Pressburger. Pero aunque la II Guerra Mundial no haya comenzado todavía, en menos de un mes desde el estreno, Alemania invade Polonia.
Y aunque este título es totalmente inglés, el protagonista es un capitán alemán de un submarino en misión de espionaje en las islas Orcadas (Escocia), concretamente en el fondeadero de Scapa Flow, donde se halla la mayor base naval del Reino Unido. Pero esta cercanía con la guerra no hace que nos presenten a los alemanes como los enemigos malos y descerebrados a lo que estamos tan acostumbrados. Es una película de espías, con sus enredos "clásicos" (estamos en el 39), y demás suspense muy bien llevado.
La película muestra una atmósfera realmente oscura, y no solo debido a la multitud de planos nocturnos; personajes que arrastran sus pequeños demonios, con sus aristas y conflictos que se transparentan más allá de los roles típicos.
Una hora y poco más de intrigas, suspense, y tensión narrativa llevada hasta un final muy bien resuelto. Una película que se deja ver de maravilla aunque el submarino no sea lo más importante; es el medio que le permite al protagonista llegar hasta el sitio precisno en el que desenvolver su plan para derrotar a la flota enemiga.

Conrad Veidt

Sebastian Shaw

Valerie Hobson

El U-Boat U29 en Scapa Flow

Subir

Acción en el atlántico norte

Lloyd Bacon - 1943
Película bastante propagandística de fotografía muy oscura y ambientada en el frente Atlántico de la II Guerra Mundial. Uno de los cargueros aliados que viejan por aguas atlánticas es hundido por un submarino alemán. La tripulación que sobrevive es reclutada más tarde con la misión de cazar al mismo submarino que los hizo naufragar.
Nuestro querido Humphrey Bogart es el segundo de a bordo, y el único que mantiene el tipo en esta historia. Vale que es el año 43 y están en medio de la refriega, pero la historia no es llevada con un mínimo de ritmo y suspense. Los alemanes son malos de narices, y no dudan en apuñalar por la espalda a su rescatador.
El exceso en la atmósfera oscura parece querer esconder la propia carencia en la trama y los medios empleados (toda grabada en estudio debido a las restricciones por la guerra).
Y tampoco tenemos demasiadas escenas de nuestro ingenio sumergible. Lo mejor es la escena final en la que tras una hábil persecución, acaban pasándole por encima al submarino alemán.

Humphrey Bogart

Raymond Massey

Alan Hale

Julie Bishop

Momento culminante en el que embisten al submarino alemán

Subir

Destino Tokio

Delmer Daves - 1943
Una película americana rodada en plena II guerra, tiene que ser ciertamente propagandística.
Ambientada en la batalla del Pacífico, aquí los malos son los japoneses; que de tan malos que son, ni siquiera se dejan rescatar cuando los abaten.
Narra de forma muy entretenida la misión de un submarino, capiteanado por el carismático Cary Grant, que debe realizar labores de espionaje previas al bombardeo de Tokio (la propaganda del bombardeo real en el 42, que tuvo mucha repercusión mediática, y mucha menos efectividad que la mostrada en el film).
Trama bélica clásica, con toda la descripción de los diferentes pasos de la misión, una historia romántico-familiar inevitable, y mucha camaradería y valentía, todo muy necesario para un país en plena guerra.
Me encanta la seguridad que irradia Cary Grant; casi dan ganas de embarcarse con él en una auténtica lata de sardinas que no desciende más allá de 50 metros (en una de las escenas se muestra el contador de profundidad del sumergible, indicando un tope de profundidad de 150 feet).
Mención también para los efectos. Como ponen imágenes reales en superficie, la parte submarina es bastante limitada... y como para la trama es importante cómo el sumergible atraviesa la bahía de Tokio escondiéndose bajo un acorazado enemigo, estas escenas con los "campos de minas" y el submarino esquivando obstáculos se hacen bastante risibles.
Película muy entretenida y contada con ritmo.

Cary Grant

John Garfield

Imágenes de gran realismo

Subir

Comando submarino - Submarine Command

John Farrow - 1951
Film en blanco y negro que nos cuenta, con un submarino por medio, la historia de superación de los fantasmas personales de nuestro protagonista William Holden.
Siendo segundo de a bordo del submarino "Tiger Shark", da la incómoda orden de no subir a superficie a rescatar al capitán, el cual muere.
Y este remordimiento le pasará factura casi hasta el final de la cinta, afectando tanto a su vida naval, como a la sentimental, ya que su prometida se da cuenta del proceso interno no resuelto de su chico.
La trama le lleva a capitanear el mismo submarino, y a verse envuelto en unas operaciones secretas en las costas del Pacífico, de las cuales sale victorioso y con su tripulación a salvo, que es lo que le vale de redención.
Sin dejar de ser una película bélica, la parte personal de los protagonistas tiene más importancia que en otros títulos aquí comentados.

William Holden

Nancy Olson

El momento determinante de la trama

Subir

20.000 leguas de viaje submarino - 20,000 Leagues Under the Sea
Richard Fleischer - 1954
Clásico de aventuras de Disney para disfrutar, realmente entretenida y bien dirigida por Richard Fleischer.
Relato de Julio Verne, reparto muy acertado y una fotografía ciertamente lograda.
Probablemente el primer submarino con nombre; el Nautilus del capitán Nemo pasó a la historia, y en esta película está muy bien mostrado, con esos adelantos tecnológicos que dejan atónito al profesor Aronnax.
Al no ser una película bélica, nos quedamos sin misiles, cargas de profundidad o tanteos de radar, pero sí que tenemos ataques a barcos y persecuciones.
Las maniobras de inmersión y salida a superficie no son tan técnicas como en los clásicos de género bélico, pero sí que logran introducirnos dentro de una máquina mágica y maravillosa, en la que hasta tenemos una foca, Esmeralda.
En cuanto a los intérpretes, Kirk Douglas es una garantía, con esa intensidad tan arrolladora que él solo llena cualquier encuadre posible. Respecto a James Mason, creo que podía haber mostrado un personaje más atormentado, pero sabiendo que Disney lo produce, no podemos ser demasiado estrictos.

James Mason

Kirk Douglas

Paul Lukas

Dependencias del capitán Nemo

Subir

Duelo en el Atlántico - The Enemy Below
Dick Powell - 1957
Ambientada en la batalla del Atlántico de la II Guerra Mundial, se centra en la búsqueda y destrucción de un submarino alemán por parte de un destructor americano.
Esta película recrea un juego de estrategia entre dos lobos de mar ciertamente desencantados con la suerte que les ha tocado correr, pero se nota que a ambos les gusta lo que hacen, aunque los objetivos de la guerra ya les queden lejanos.
Se crea entre los protagonistas un digno respeto reconociendo la talla del oponente.
De hecho, las dos tripulaciones son tremendamente profesionales, y los alemanes no son tratados como bestias inhumanas; son soldados que saben lo que hacen.
En cierta medida este título podría tratarse de un western ya que están presentes mucho de los clásicos elementos de este género.
Al final, tras unas buenas dosis de estrategia y tensión, ambos capitanes acaban haciendo buenas migas.

Curd Jürgens

Robert Mitchum

El pitillito de después

Subir

El último torpedo - Torpedo Run
Joseph Pevney - 1958
Otro título ambientado en la guerra del Pacífico de la II Guerra Mundial, y en este caso, se trata de la búsqueda y destrucción del emblemático submarino nipón Shinaru, que en realidad debe de tratarse del destructor reconvertido a portaviones Shinano, que sí fue destruído por el submarino americano Archerfish siendo el mayor buque de guerra destruido por un submarino. El de esta película recibe el nombre de Greyfish.
Historia aparte, en la trama que nos ocupa el portaviones se refugia en la bahía de Tokio, cuya enseñada, bancos de minas y red de protección anti-submarinos, nos recuerdan mucho a "Destino Tokio", filmada en 1943.
La mejora de los efectos especiales la hacen menos risible que la versión de Delmer Daves, pero solo un poco. El tema de las maquetas ha tenido que esperar a nuevos materiales para rodar escenas mucho más creíbles y realistas.
Un logro la pareja de protagonistas formada por Glenn Ford y Ernest Borgnine, que aportan un muy buen saber hacer, con ese regusto de las interpretaciones más clásicas.
No podía faltar la historia personal de los protagonistas, en este caso algo forzada, ya que la familia del capitán se encuentra nada menos que en un barco empleado por los malvados japoneses como pantalla del Shinaru, con tan buena suerte que el propio capitán lo hunde con su familia a bordo. Bastante forzada esta parte de la trama en aras de aportar fluidez al argumento.
Película entretenida y muy fácil de ver.

Glenn Ford

Ernest Borgnine

Diane Brewster

Campo de minas en la bahía de Tokio

Subir

Torpedo - Run Silent, Run Deep
Robert Wise - 1958
En este caso tenemos a un submarino americano que persigue, primero un barco, y después a un sumarino de la armada japonesa en la guerra del Pacífico.
Nuestros protagonistas de lujo comandan el submarino americano.
Se nota mucho la mano de Robert Wise en una historia esplédidamente contada.
Como era de prever, saltan chipas entre el capitán (Gable) y su primer oficial (Lancaster), pero la dirección de Wise pone otros argumentos, y de peso, en la recreación de una historia verídica.
Resulta curioso que este título tenga una valoración bastante baja en general, y personalmente lo achaco por una parte, a la solidez técnica que se respira (las órdenes que se dan y los movimientos de la máquina son muy precisos y reales), y por otra al patriotismo del director.
Esta película nos deja una gran duelo interpretativo entre un Gable en horas bajas y un Lancaster en plena efervescencia, dirigidos por un director que ha sabido anteponer las interpretaciones al servicio de una buena historia, y no al revés.

Burt Lancaster

Clark Gable

Dos pesos pesados al mando de una nave

Subir

La hora final - On the Beach
Stanley Kramer - 1959
Drama en clave apocalíptico. Tras una guerra nuclear la práctica totalidad de la población humana ha desaparecido, y los pocos supervivientes se encuentran en Australia. Y en medio de este lío llega Gregory Peck al mando de un submarino. Una vez allí, se dedica a buscar pistas de otros supervivientes por el mundo.
Espléndida Ava Gadner, y también Fred Astaire. Interpretaciones contundentes en la deriva de los personajes ante su irremediable destino. Y el personaje de Gregory Peck sin querer aceptar la realidad. Alguna escena subrealista también nos muestran. Poca presencia de nuestro querido submarino en esta intensa película de Stanley Kramer. Sobrecogedores planos de una San Francisco desierta, que contrastan con el bullicio de Australia, donde la gente intenta desesperadamente vivir con normalidad, aunque en el fondo saben que no pueden salvarse.
Nuestro submarino no nos ofrece demasiadas escenas, aunque estas sean muy correctas tecnicamente. Cubre perfectamente ese espacio en la trama para poder trasladarse en un mundo radioactivamente contaminado.
La verdad es que me he alegrado de ver este título, aunque haya sido con la escusa del monográfico que nos ocupa.

Gregory Peck

Ava Gardner

Fred Astaire

Anthony Perkins

El submarino acercándose a San Francisco

Subir

Operación Pacífico - Operation Petticoat
Blake Edwards - 1959
La vida en un submarino en clave de comedia.
En cuanto tienes a Toni Curtis como "oficial de suministros" y un maduro Cary Grant repleto de recursos cómicos, solo hace falta hacer convivir a la tripulación del submarino con 5 mujeres oficiales para tener garantizado un buen número de situaciones esperpénticas y divertidas.
Blake Edwards ya apuntaba maneras en sus dotes de lidiar con este tipo de situaciones imposibles y bastante surrealistas.
El contexto actual tildaría de políticamente incorrectos muchos de los gags empleados; los 60 no fueron época de igualdad y feminismo precisamente, pero creo que es posible ver esta película con algo de perspectiva, reirse con las situaciones y pasar un buen rato con esta entretenida cinta.
En este título, el submarino con sus angostos espacios y sus tableros repletos de mandos, da pie a varios momentos divertidos que estos estupendos actores interpretan con acierto.
Como curiosidad, el director se hizo famoso con un personaje del mismo color que este submarino.

Cary Grant

Toni Curtis

Submarino acondicionado para la dura batalla

Subir

Viaje al fondo del mar
Irwin Allen - 1961
El bueno de Irwin Allen firma este título en clave de acción-aventuras, algo de ciencia-ficción y cine de catástrofes. Un equipo de científicos y militares se encontraban estudiando las profundidades marinas cuando un cataclismo planetario los sorprende en las aguas del Polo Norte. Un ciertamente megalómano almirante interpretado por Walter Pidgeon está determinado a salvar el planeta Tierra, le pese a quien le pese. Para eso, además de marino es un científico tan brillante que puede mandar a la ONU a paseo.
Mejoran las características técnicas de los submarinos y ya bajan a 1.000 feet (±300 metros), por no hablar de los amplios espacios y comodidades con los que han dotado a este resort.
Continuamos con maquetas perfectas para un concurso de educación infantil al servicio de una historia previsible y con todos los tópicos de la época. Puede que algún tópico extra tenga, puede ser. Al ser tan irreal la atmósfera del interior de súper submarino,no sé cómo valorar la presencia del nuestra máquina en este film. Escenas hay unas cuantas, pero me dices que es un salón de reuniones de la época y también me lo creo...
En mi opinión no destaca ninguno de los palos que intenta tocar; ni la parte bélica, ni la de catástrofes, y la ciencia-ficción... tampoco. Se respira bastante decadencia, y podríamos comenzar por los protagonistas.

Walter Pidgeon

Peter Lorre

Joan Fontaine

El fin del mundo

Subir

Estado de alarma - The Bedford Incident
James B. Harris - 1965
La guerra fría nos trae las tensiones entre un destructor americano capitaneado por un neurótico Richard Widmark, y un submarino ruso al que persigue hasta el desastre en las frías aguas del atlántico norte.
Y si al excesivo capitán le sumamos la presencia de un periodista integrado en el destructor, que no es otro que Sidney Poitier, ya tenemos la trama planteada.
Y bastante tensión, que es de lo que va la guerra fría.
En todos sus frentes.
A la persecución y a la manipulación que hace nuestro tajante capitán con sus interpretaciones sobre las órdenes recibidas, se suman las peleas dialécticas que tiene con Poitier. Como reconoce el propio capitán, "It's a lot of work being a main bastard" (algo así como que es duro ser un cabrón).
Y acaban metiéndose en un lío, lío que va viendo venir nuestro íntegro reportero.
Hay buenas escenas del acoso al que es sometido el submarino, y de lo inhóspito que resulta el atlántico norte por la noche.
Aunque se trate del interior de un destructor, con la ayuda de la niebla y la noche, el clima que se respira es intensísimo con momentos de tensión creciente llevado con excelente ritmo. Casi parece un submarino, el cual se intuye más que otra cosa.
La fotografía en blanco y negro, la muy buena interpretación de Richard Widmark, un argumento bien planteado que deja la duda bien calentita al final, y un guión muy bien llevado, hacen muy recomendable esta película.
El final de la trama es rápido, como en las detonaciones.

Richard Widmark

Sidney Poitier

Eric Portman

Martin Balsam

Detalle del submarino

Subir

Estación polar Cebra - Ice Station Zebra
John Sturges - 1968
También en la guerra fría se desarrolla esta película con mucho peso en la trama de la parte de espionaje. El submarino comandado por Rock Hudson debe llevar a un miembro de la inteligencia, Patrick McGoohan, hacia la estación polar Zebra, en la que no se sabe bien qué ha ocurrido, pero hay prisa por llegar. Ya durante el viaje la iformación circula a cuentagotas, hecho que exaspera al capitán, pero cuando finalmente llegan a su destino, los acontecimientos se suceden vertiginosamente, resultando evidente que las prisas por localizar un carrete de fotos de objetivos militares estadounidenses que ha captado un satélite espía ruso son una carrera contra reloj. El satélite es ruso y sus legales propietarios no van a escatimar medios en recuperar semejante tesoro.
Mucha intriga y muchas maniobras bajo el agua con el submarino, además de un montón de imágenes reales a nivel de superficie. Las imágenes acuáticas entre los bloques de hielo ya se notan algo más forzadas pero ayudan a entender los movimientos.
Algo excesivo el metraje (148 minutos), quizás la primera parte peca de lentitud, pero en general se disfruta del progresar del sumergible por las frías aguas del polo norte, ya que, aunque no hay batalla en sí, hace falta algo de pericia para atravesar bancos de icebergs y lograr salir a la superficie. Y siempre podremos aplicar un deus ex-maquina para crear algún contratiempo que nos posibilite admirar el buen hacer de la marina estadounidense.
Personajes algo blandos de carácter que cumplen sin mayores adornos interpretativos.

Rock Hudson

Patrick McGoohan

Ernest Borgnine

Surcando los mares rumbo a la estación polar Zebra

Subir

Submarino X-1
William A. Graham - 1968
Británica hasta la médula, esta película nos cuenta una creíble historia enmarcada en plena II Guerra Mundial, concretamente en las luchas tácticas que se desarrollaron entre aliados y alemanes para hacerse con el control del Atlántico. Un destructor alemán especialmente certero en hundir cargueros aliados en su ruta por el Atlántico, sufre daños y la inteligencia lo tiene localizado en un puerto de un fiordo noruego.
Hasta allí pretenden hacer llegar los tres mini-submarinos británicos, cada uno con una tripulación de cuatro miembros. Lo justo para poder hacerlos llegar bajo el destructor amarrado, dejar los explosivos y salir corriendo antes de los fuegos artificiales. Nuestro protagonista se convierte en este caso en una especie de experimento que pretende llegar donde otras máquinas de mayor tamaño no lo hacen, ya que su pequeño tamaño los dota de mucha más maniobrabilidad y son más difíciles de detectar.
El uso de estos submarinos modificados conlleva una mayor preparación por parte de los tripulantes, y aquí es donde nuestro protagonista James Caan ejerce de tirano capitán llevando a su reducida tropa al extremo en aras de practicar cómo cortar las redes de protección de la entrada de la bahía en la que se debe desarrollar su operación secreta.
La cinta es entretenida y la historia contada con agrado. Aparecen poco los alemanes creo que debido sobre todo a las ansias británicas de sacar pecho en toda esta historia.

James Caan

David Sumner

Norman Bowler

El prototipo en su guarida

Subir

Murphy's War
Peter Yates - 1971
En las postrimerías de la II Guerra Mundial, y en un escenario algo atípico Peter Yates nos trae esta historia poco convencional, pero que tiene sus detalles. Unos curiosos y otros interesantes.
Nos situamos en el río Orinoco, donde un submarino alemán que nadie sabe que está allí, derriba un carguero americano dejando únicamente a Peter O'Toole con vida tras masacrar a los supervivientes a metralleta limpia. Y así se inicia la guerra particular de Murphy, buscando una venganza que finalmente logra, aunque le reporte pingües beneficios. Muere con la guerra oficialmente terminada y enemistándose con todos los que lo rodean.
Por lo que he leído, el submarino realmente es de la Armada Venezolana, lo cual es bastante evidente si has visto un U-Boat en alguna de las películas de este listado. Este es el detalle curioso.
Más interesante es el triángulo que se forma, y cómo evoluciona, entre nuestro obsesionado Peter O'Toole, una enfermera cuáquera interpretada por Sian Phillips, y un abandonado administrador francés al que Philippe Noiret pone voz. La enfermera no entiende su fijación por hundir el submarino; el francés, que llevaba una vida simple y solitaria olvidado por su empresa minera en el último rincón del planeta tampoco lo entiende demasiado, pero la ruptura de la rutina que le trae el británico lo tiene enbelesado durante un tiempo, y lo ayuda en sus no fructíferos intentos, hasta que se harta y lo abandona.
Primero consigue arreglar un hidroavión dañado de su barco hundido, y logra con él lanzar unos explosivos caseros con los que no logra hundir el submarino. Después utiliza un barco remolcador destartalado para intentar embestir al sumergible, pero al no lograrlo, los alemanes embarrancan en el río, y al pobre de Peter le da tiempo a rescatar un torpedo varado en la orilla y dejarlo caer sobre el submarino mediante una grúa. Gana conforme avanza la trama.
Surrealismo antibélico.

Peter O'Toole

Sian Phillips

Philippe Noiret

Ni alemán, ni de la II Guerra...

Subir

Alerta roja: Neptuno hundido - Gray Lady Down
David Greene - 1978
Cine de catrástrofes, y por si no fuese poco quedar varados a casi 500 metros de profundidad, lo hace en medio de un pliege del terreno por el que se desprenden cascotes que caen sobre el submarino, el Neptuno. La escotilla por la que debe conectarse el vehículo de rescate que los evacúe queda impracticable por estos escombros, teniendo que enviar otro mini-submarino de dos plazas para limpiar la cubierta del Neptuno.
Se hace forzada tanta calamidad en la trama; cuando parece que se aclara un poco el rescate, caen avalanchas de piedras por la ladera, y a la tercera de las avalanchas, el submarino queda escorado a 70 grados siendo imposible el acoplamiento con el vehículo de rescate. Al capitán Charlton Heston se le ocurre una idea vaciando tanques de lastre para equilibrar la nave, pero en el proceso queda atascado por una gran piedra. Cuando los artificieros logran volarla y dejar que el submarino recupere la verticalidad, la máquina empieza a escurrirse ladera abajo...
Casi dos horas de contínua agonía que llevan a un final más que previsible. Y aunque contamos con muchísimas escenas en el interior, al estar varado, tampoco es que nos recreemos en las maniobras típicas de este tipo de artefactos. Eso sí, el pequeño batiscafo de David Carradine sí que tiene mucho protagonismo.
Por cierto, el ayudante de Carradine, Ned Beatty, coincide en esta película con Christopher Reeve. El también ayudante de Lex Luthor en Superman, la clásica, conoció al superhéroe de la capa roja antes de que se dedicase al periodismo.
Nuestro coronel Taylor de El planeta de los simios (1968), se puso el uniforme de actor en esta película. Y un peluquín, me parece. No es su mejor interpretación, de lejos, en esta aburrida película a la mayor gloria de la Marina Estadounidense.

Charlton Heston

David Carradine

Stacy Keach

El submarino antes de accidentarse

Subir

Das Boot
Wolfgang Petersen - 1981
Posiblemente la mejor película de submarinos hasta la fecha, y ya tiene unos añitos.
Brillante rodaje en el que se transmite de manera sobresaliente cómo es la vida en el interior de un submarino alemán durante las batallas en el escenario atlántico de la II Guerra Mundial.
El fragmento de tiempo descrito nos muestra el declive de la supremacía alemana a medida que los aliados desarrollaban el sonar pudiendo localizar los u-boat y lanzarles una lluvia de cargas de profundidad.
La tensión de la caza y la deseperación de ser cazado se alternan maravillosamente en esta película que realmente nos introduce en un sumergible y nos hace sentir cómo se vive una guerra dentro de un submarino.
Dado que la trama transcurre practicamente en el interior del submarino, casi se podría decir que se trata de una obra de teatro, y las interpretaciones de los cinco o seis personajes principales son tremendamente creíbles.
Es una excelente película, una de las mejores de guerra, y un referente del subgénero bélico de sumergibles.

Jürgen Prochnow

Herbert Grönemeyer

Klaus Wennemann

Erwin Leder

El submarino siendo atacado

Subir

La caza del Octubre Rojo - The Hunt for Red October
John McTiernan - 1990
Este título figura entre mis debilidades ya que, además de desarrollarse en varios submarinos, cuenta con un gran papel de mi queridísimo Sean Connery, y es una historia excelentemente contada que nos sitúa al final de la guerra fría ante la hipotética deserción de un capitán ruso que comanda el subamrino más moderno de la flota soviética.
El guión de esta historia es muy novelesco (está basado en una novela de Tom Clancy) y buenísimo para una versión cinematográfica con la que se inauguraba la saga del investigador Jack Ryan.
Con lo que no contaban es que la interpretación de Sean Connery eclipsaría al protagonista Alec Baldwin (en las dos siguientes entregas no se la jugaron y el papel de Ryan lo asumió Harrison Ford).
Creo que la clave del éxito estriba en una muy buena historia y un gran reparto encabezado por el magnético Connery, que en mi opinión se echa la película a la espalda. Hay varios personajes que dan sentido a la trama, como son por ejemplo los diplomáticos mintiéndose conscientemente sin perder la sonrisa, o las reuniones de alto nivel en las que le asignan a Jack Ryan el papel de héroe prescindible. Pero no se deswvía la atención del centro de la trama, que es la que se desarrolla en el interior de varios submarinos.
Una película muy entretenida que combina espionaje, acción y submarinos.

Sean Connery

Alec Baldwin

Sam Neill

Scott Glenn

Primer y último viaje del Octubre Rojo

Subir

Marea roja - Krimson Tide
Tony Scott - 1995
Distopía desarrollada íntegramente dentro de un submarino americano que defiende al mundo de los delirios de un ruso nacionalista que amenaza con lanzar misiles nucleares a las principales ciudades costeras americanas.
Posiblemente nacida a rebufo del Octubre Rojo, creo que trata con bastante acierto lo complicado de tomar decisiones dentro de un submarino en el que la información es todavía más parcial y difícil de interpretar que en superficie.
La lucha entre Gene Hackman y Denzel Washington, dos visiones muy diferentes de "las cosas de la guerra", se enfatiza por el aislamiento propio de una máquina de estas características.
Y no nos encontramos en esta ocasión con las artesanías mecánicas de la II Guerra; estos aparatos ya cuentan con adelantos más propios de nuestra era digital.
Pero con todo, y para mí es uno de los encantos de los submarinos, el encontrarse aislado de todo, con muy pocas referencias del exterior y jugándose la vida con cada movimiento del sumergible, logran llevar la incertidumbre a niveles muy estresantes.

Gene Hackman

Denzel Washington

George Dzundza

Viggo Mortensen

El U.S.S. Alabama zarpa en misión secreta

Subir

The Hunley - La leyenda del Hunley
John Gray - 1999
Recreación más o menos fiel de los eventos ocurridos en 1864 durante el asedio a la ciudad de Charleston en la Guerra de Secesión Americana. Nos encontramos por tanto ante lo que podríamos afirmar es la primera vez que un submarino hunde un barco enemigo en combate. Y que se haya hundido poco después con toda su tripulación no hace sino poner en bandeja una muy buena historia.
El barco real fue reflotado en el año 2000. La trama está firmemente adaptada a la realidad, y sorprende ver cómo empezó todo esto, lo rudimentario de esta máquina, empujada por la fuerza de ocho personas que giraban un cigüeñal, y alimentado por el oxígeno contenido en un espacio de 12 x 1,15 metros. Sorprende mucho más al pensar en una máquina como el Kursk y cuánto han evolucionado los submarinos.
Es esta un producción para TV, no excesivamente dotada de medios, pero cuentan con un modelo a tamaño real del Hunley que da muy buena medida de las dimensiones de este aparato y cómo operaban dentro de él. Las maniobras son tan básicas como el propio submarino, pero me ha resultado tremendamente didáctico ver sus progresiones a lo largo de la película. No es un guión excelso, ni unos intérpretes sobresalientes, ni los efectos son buenos, pero he disfrutado mucho viendo este título por lo que enseña de los albores de los submarinos.

Armand Assante

Donald Sutherland

Alex Jennings

Sebastian Roche

La máquina asesina

Subir

U-571
Jonathan Mostow - 2000
En la II Guerra Mundial, los aliados pretenden hacerse con la máquina Enigma de un submarino alemán averiado en el océano Atlántico.
Este título conjuga sabiamente intriga, espionaje y acción.
Para hacerse con la máquina alemana, los americanos se hacen pasar por alemanes que acuden al rescate del submarino alemán averiado, pero acaban dentro del submarino alemán que da título a la película, escapando de todo lo que se les acerca, ya sean aliados o enemigos.
La trama va ganando comforme avanza la película, con buenos giros y mucho interior del submarino con sus maniobras y atmósfera cargada de miedo.
Muy recomendable y entretenida.
Podemos ver también a uno de los pocos papeles del metalero Jon Bon Jovi.
Mucha mejor interpretación la de un grande como es Harvey Keitel, o la de Matthew McConaughey, que también lo hace muy creíble.

Matthew McConaughey

Bill Paxton

Harvey Keitel

Jon Bon Jovi

El U-571 con su tripulación okupa

Subir

K19-The Widowmaker
Kathryn Bigelow - 2002
En la categoría de tragedias podríamos encasillar este título en el que National Geographic ha intervenido en su producción.
En una no muy buena interpretación de Harrison Ford (ciertamente Niam Neeson lo hace bastante mejor), un excesivamente estricto capitán del más moderno submarino soviético, tanto pone a prueba la máquina y sus ocupantes, que se acaba produciendo un problema en el reactor nuclear.
Y las soluciones necesarias dentro de una lata de sardinas en medio del océano para reparar una fuga, se convierten en acciones heróicas, y en unos cuantos muertos.
Está basada en hechos reales acontecidos en 1961.
La parte en la que los ocupantes se tienen que apañar con lo existente para crear una nueva conducción de agua que refrigere el reactor está muy bien contada.
Todas las tensiones, preocupaciones y riesgos que deben correr para tener al menos la posibilidad de sobrevivir tiene mucho ritmo, se explica bien y resulta muy revelador de cómo son las cosas dentro de un submarino en aquella época.
El contador de profundidad ya llega a los 400 metros. El sobrenombre de Widowmaker solo se empleó en la película; en la realidad fue bautizado como Hiroshima tras el incidente.

Harrison Ford

Liam Neeson

Christian Camargo

Peter Sarsgaard

El K-19 comenzando su misión

Subir

U-Boat - In Enemy Hands
Tony Giglio - 2004
Pese a ser un título de 2004, la acción tiene lugar en la conocida batalla del Atlántico, en la que inicialmente los U-boat alemanes hacían estragos en los convoyes aliados de abastecimiento.
Como ya hemos indicado antes, posteriormente el gran desarrollo aliado en medidas de detección de submarinos (sonar) logró nivelar las fuerzas, y al final los sumergibles fueron vencidos.
Este título describe la época más igualada de la contienda atlántica, centrándose en la lucha entre dos submarinos.
Los alemanes acogen a los supervivientes americanos en su submarino, pero estos llevan consigo un caso de meninguitis que rápidamente se extiende también etre la tripulación alemana.
Aunque por un momento parece convertirse en "meningitis, el octavo pasajero", la trama permanece ciertamente fiel al esquema de heroicidad americana en la que alemanes y yanquis arriman el hombro y sacan el submarino del embrollo.
No cuenta con demasiados medios técnicos y nos tenemos que contentar con unas imágenes de archivo iniciales que nos sitúan en el momento concreto de la contienda. No es de las mejores de esta lista, pero sí que es justo reconocer que el submarino forma parte intrínseca de la historia.

William H. Macy

Til Schweiger

Thomas Kretschmann

Scott Caan

El U-Boat antes de ampliar su plantilla

Subir

Hunter Killer
Donovan Marsh - 2018
Aunque la película arranca con fuerza y presenciamos una buena lucha entre dos submarinos, rápidamente introducen a un general soviético que pretende dar un golpe de estado, a unos Navy Seals que hacen una incursión en la base de Polyarny, y a un Gary Oldman bastante desatado en su papel de almirante americano.
Si bien los submarinos de esta época ya no son las cafeteras de mediados del siglo XX, y los efectos especiales actuales permiten recrear cualquier ambiente por técnico y especializado que sea, no me ha gustado especialmente la puesta en escena del submarino.
Acabé con la sensación de que bien podía haberse desarrollado esta historia en un barco, en un tanque o en cualquier otro artefacto bélico.
La secuencia en la que acceden a la base de Polyarny con el submarino, y las escenas del principio son lo poco que se salva.
La película es otra de tantas de acción, que saben hacerlas entretenidas, pero esta en concreto, ni tiene chispa, ni el submarino aporta mucho.
Tampoco me ha gustado la interpretación de Gerard Butler, que me recordó a Bruce Willis en la saga de la "Jungla de Cristal".
El macarrismo de nuestro protagonista encaja mejor con el rey de Esparta que con el capitán de un submarino.
Mikael Nyqvist en cambio, sí que me ha parecido mucho más creíble en su papel.

Gerard Butler

Gary Oldman

Common

Michael Nyqvist

Hunter Killer sale de su guarida

Subir

Kursk
Thomas Vinterberg - 2018
Otro ejemplo de cómo una catástrofe real, ocurrida durante unos ejercicios soviéticos en el 2000, da lugar a otra película con el submarino como protagonista total.
Aquí sí que retomamos la angustia y la claustrofobia y la desesperación que ocasiona encontrarse encerrado entre las paredes de acero de un sumergible.
Los medios técnicos actuales permiten recrear con detalle tanto el interior como las maniobras de un submarino contemporáneo, y la situación descrita ya es bastante tétrica de por sí.
Sobre todo porque somos conscientes del final en todo momento.
Como buen film americano, no faltan los tópicos sobre los rusos, o sobre el autoproclamado papel de liberadores y garantes de las libertades de los yanquis.
Con todo, y aunque no se trate de las mejores de este subgénero, la cinta es entretenida y con ese punto desesperante propio de un submarino.
Nos quedará por saber cuánto aporta a esto la historia en sí, y cuanto la realización, ya que uno ve esta película conociendo su desenlace, e inevitablemente esto condiciona.
Y toda una alegría encontrarse con Max von Sydow dando vida a la burocracia soviética.

Matthias Schoenaerts

Colin Firth

Léa Seydoux

Partida del submarino K-141 Kursk

Subir

El canto del lobo - Le chant du loup
Antonin Baudry - 2019
Muy digno film francés sobre los submarinos actuales.
Se presenta nuestro protagonista como encargado de rescatar a un comando en tierra que está efectuando una operación encubierta en Siria.
Por un error en la interpretación del técnico de sonar (el protagonista humano), casi pierden el submarino siendo atacados por otro submarino que no debería existir.
Como resulta envidente, es necesario incluir en el guión un ataque ruso sobre Finlandia para que la trama cobre sentido, de manera que ya tenemos el conflicto internacional necesario que justifique las posteriores escenas de persecuciones, búsquedas con el radar, lanzamiento de misiles, inmersiones y resto de parafernalia submarina.
Por momentos excesivamente técnica, lo cual no me disgusta, pero pienso que se trata de un poco de "orgullo francés" a la hora de mostrarnos que son tecnológicamente tan capaces como los americanos.
De hecho la factura general de la película recuerda mucho a los blockbuster, incluido su presupuesto de 22.5 millones de dólares.
Se hace muy entretenida y deja muy claro que las latas de sardinas de la II Guerra son otra cosa.

François Civil

Omar Sy

Reda Kateb

Mathieu Kassovitz

¡A la carga!

Subir

Greyhound
Aaron Schneider - 2020
Correctísimo film bélico a la antigua usanza, sin muchas más tramas que la principal, y todo al servicio de contar una historia de guerra. Nos situamos en las batallas atlánticas y nos cuentan la historia del capitán al mando de un convoy aliado en los duros momentos en los que se quedan sin apoyo aéreo y son blanco fácil de las manadas de lobos, que es el nombre que reciben los submarinos alemanes cuando se disponen alrededor de un grupo de barcos aliados.
Una pequeña y no demasiado necesaria historia colateral es la que nos cuenta la relación entre el capitán Tom Hanks y su novia, pero claro, tratándose de Elisabeth Shue, yo también me inventaría cualquier excusa.
No veremos desarrollo en los personajes, ni tramas paralelas, ni siquiera tendremos demasiados momentos de descanso ya que tampoco hay ratos de relleno.
Los efectos especiales sí que podrían haberse mejorado sustancialmente, y es la peor parte de este film; cada vez que tienen que mostrarnos explosiones, la cosa hace agua por todas partes. Y como está hecha a medida de Tom Hanks, este cierto grado de monotema logra que no quede demasiado espacio para que destaquen otros buenos actores de reparto. No es una mala interpretación de la estrella, ni tampoco de las mejores; contar con tanto oficio es un lujo.

A modo de colofón de este listado, reconozco que esta película me ha sorprendido muy gratamente. Tras arrancar en el año 30, y haber visto unos cuantos títulos, esta en concreto me parece un saludable ejercicio de puesta al día recuperando los valores que han hecho tan grandes a algunas de estas películas. Directa y concisa, no escatima momentos de suspense y acción, pero no se pierde en vericuetos ni giros ramplones, transcurre por la línea trazada desde su inicio. Muy recta la línea.

Tom Hanks

Stephen Graham

Elisabeth Shue

El convoy a punto de adentrarse en "The Black Hole"

Subir

Amenotep©2021